Excite

Consejos básicos para conseguir una correcta alimentación infantil

A diferencia de años atrás, un niño gordo no es considerado un niño sano y, lo que es más, se sabe que el sobrepeso y la obesidad pueden producir problemas en el desarrollo además de multitud de enfermedades.

Para evitar este tipo de problemas es necesario llevar a cabo una correcta alimentación infantil desde los primeros días de vida del niño.

La alimentación del bebé es aconsejable que sea a base de leche materna, y en los casos en que no pueda ser así, se alimentará con leche de fórmula según el criterio del pediatra, que también indicará cuándo se deben introducir nuevos alimentos en su dieta. Nunca se debe añadir azúcar o miel a los biberones o a la fruta triturada, ya que los azúcares contenidos naturalmente en ambas leches y en la fruta son suficientes.

Cuando el niño ya puede comer de todo, su dieta debe ser prácticamente igual que la de un adulto, a excepción de nutrientes que son más necesarios en etapas de crecimiento como por ejemplo el calcio y las proteínas.

Ésta dieta será una dieta sana y equilibrada, en la que no han de faltar:

  • Frutas y verduras. Las vitaminas contenidas en estos alimentos son esenciales para un óptimo desarrollo, por lo que se deben tomar varias raciones diarias.
  • Cereales. Este grupo incluye mucho más que los cereales de desayuno: maíz trigo, avena cebada, centeno, arroz, etc., y sus derivados. Es la principal fuente de energía para el organismo junto a las legumbres y se recomienda consumirlos integrales, por poseer más beneficios nutricionales.
  • Carnes y pescados. Se ha de evitar la grasa en la carne, que no las grasas de los pescados azules, ricas en Omega 3.
  • Legumbres: junto con la carne, el pescado y los huevos, forman la fuente de proteínas para nuestro cuerpo, por lo que se deben ir alternando durante la semana.
  • El agua no debe ser sustituida por zumos o bebidas dulces.
  • Lácteos y derivados. Son esenciales en esta etapa, aunque para evitar el sobrepeso es mejor optar por los desnatados y así evitar grasas innecesarias.

El último punto a tener en cuenta son los hábitos de comida, los niños, al igual que los adultos, deben aprender a comer despacio y sin distracciones, no deben picar entre horas y deben evitar comer en exceso. Además, se ha de disminuir drásticamente el consumo de comidas rápidas como hamburquesas, pizzas y platos precocinados, al igual que la bollería industrial y las chucherías.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016