Excite

¿Cómo hacer una pizza sin horno?

A todos nos encantan las pizzas. El problema es que no todo el mundo tiene horno. Si te encanta el sabor de este plato pero tienes que renunciar a su sabor o a una textura crujiente por tener que tirar de microondas, sigue estos consejos y...¡a disfrutar!

    Twitter

Pasos a seguir

Lo primero es hacer la masa de la pizza. Estará compuesta de dos tazas de harina, media cucharadita de azúcar, 1/4 de cucharadita de sal, medio vaso de agua caliente, una cucharadita de aceite y una cucharada de levadura. Lo primero es poner en un bol mediano la levadura, el azúcar y el agua caliente, y se remueve todo. A continuación añadimos la sal y el aceite y lo removemos todo muy bien.

Añadimos una de las dos tazas de harina y removemos todo para que quede bien mezclado. Es entonces cuando echamos la otra taza de harina, pero poco a poco, mientras vamos removiendo para que se vaya integrando en la masa. Cuando veamos que deja de quedar pegajosa, enharinamos la mesa de trabajo y comenzamos a moldear con las manos la masa de la pizza. Cuando esté un poco elástica es que la tenemos en su punto.

En este momento ponemos un poco de aceite en un bol limpio e introducimos la masa encima. El aceite hará de deslizante para que no se pegue la masa. Tapamos el bol con un trapo y dejamos reposar alrededor de 30 minutos.

Volvemos a colocar harina en la mesa de trabajo, ponemos encima la masa y con los dedos le vamos dando forma de pizza. Cuando ya la tenemos plana y redonda, vertemos un poco de aceite en una sartén y lo expandimos por la base con un papel absorbente. Colocamos la base de la pizza encima, le ponemos los ingredientes al gusto y ponemos la sartén al fuego a temperatura media y tapada. Después de 15 minutos podemos quitarla del fuego y disfrutar de su textura crujiente.

Aquí puedes ver cómo hacerlo paso a paso:

FOTOS: 8 trucos para cocinar la pizza perfecta en el horno

Otro método alternativo

Existe un método que vale para cualquier tipo de pizza, ya sea hecha por ti o con masa preparada de supermercado. El problema es que necesitarás tener un microondas y una tostadora de las planas, las que te dejan poner el pan tumbado encima. La técnica es muy sencilla y consiste en poner la pizza la mitad del tiempo en el micro y la otra mitad en la tostadora, sin dejar que se queme. De esta manera conseguiremos hacer que esté crujiente en la base al tostarla, pero también hacerla por encima gracias al microondas. Piensa que si ya tienes micro, te sale más barato comprar una tostadora de estas que un horno.

Por cierto, no te pierdas la forma correcta de cortar la pizza según la ciencia. Imposible que hayas pensado algo así.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017