Excite

¿Cómo decorar con fondant?

La fondant es una pasta dulce y de fácil elaboración, ya que su base es una mezcla de agua y azúcar. Decorar con fondant es muy fácil, por eso, además de usarse en la elaboración de caramelos, generalmente se utiliza como elemento estético en la presentación final de dulces, postres y repostería en general.

    Flickr - Bakerella

Decorar con fondant elástico

El fondant elástico es la forma de pasta decorativa más conocida debido a su simpleza y facilidad de elaboración y uso. Compuesta de agua, azúcar, gelatina, glicerina y glucosa, se usa mayormente en el recubrimiento de bizcochos.

Las coberturas de fondant otorgan al dulce un aspecto lisa y consistente. Y el procedimiento es fácil, la masa, como su propio nombre indica, es elástica, como plastilina comestible, y puede aplicarse sobre el bizcocho estirándola poco a poco.

Además del recubrimiento básico, se pueden añadir infinidad de formas y figuras decorativas. La naturaleza plástica del fondant elástico permite hacer bolas, hilos, y demás formas que abren la puerta a la imaginación del repostero.

Decorar con fondant extendido

El fondant frío o fondant extendido se compone de agua, azúcar, goma tragacanto, glucosa y miel. También se la conoce como pasta americana.

Su preparación y uso son casi idénticas a la del fondant elástico, pero tiene la peculiaridad de ser más sensible a la humedad. Es por ello que en algunos lugares se sustituye la glicerina por fécula de maíz.

Decorar con fondant de malvavisco

El fondant de malvavisco, además de la base de agua y azúcar típica del fondant, lleva manteca, harina y, evidentemente, malvaviscos. Debido a su textura finísima y su escaso sabor, suele utilizarse sobre todo como glaseado de tartas y galletas.

Este tipo de fondant permite tantas filigranas como el fondant elástico, pero su elasticidad es menor, por lo que quizá pueda resultar más díficil de manejar.

FOTOGALERÍA: los dulces más originales para las fiestas

Repostería e imaginación al poder

Decorar con fondant es una muy buena alternativa a los recubrimientos tradicionales y los glaseados clásicos para bizcochos, tartas y galletas. Y su uso es facilísimo: solo hay que extender la pasta con decisión para dejar una cubierta lisa y atracativa. Además, con lo que sobre se pueden elaborar figuras decorativas y comestibles de todo tipo, solo hay que estirar la masa, córtala, enrollarla, tintarla... la imaginación del repostero pone el límite.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016