Excite

Variedad y alternativa en helados caseros

Los helados conforman uno de los postres más populares y, por otro lado, es uno de los más consumidos en todo el mundo. Su textura, su variedad en sabores y la sensación de frescor que aportan, principalmente en época de verano, son las características que hacen posible que se conviertan en una inmejorable elección en cualquier momento del día. Hoy en día, los helados caseros tienen bastante éxito dados sus componentes nutricionales, aportando la energía y las vitaminas de un alimento completo.

Helados caseros al gusto del consumidor

Los helados caseros se disfrutan más allá de nuestras fronteras. De hecho, en España se suelen tomar principalmente en los meses de más calor, pero en los países escandinavos supone una tradición el consumirlo durante todo el año, dados sus aportes en nutrientes.

Los sabores más frecuentes ya los conocemos: chocolate, fresa, nata y vainilla, sin embargo, con los años han ido en aumento, llegando a formar parte de los restaurantes más exquisitos yreputados: dulce de leche, café, pistacho, menta, turrón, o tiramisú, son solo algunos ejemplos.

Helado de queso y yogur natural

Esta receta es ideal tanto para los pequeños como para los mayores. Es un alimento proteínico, además de delicioso y digestivo. Simplemente debes batir unos yogures naturales en cualquier recipiente, e incorporar azúcar glas y queso fresco de untar. Haz lo posible para que la crema resultante resulte homogénea. Añade una cucharada de mermelada de frambuesa y vuelve a remover. A continuación, tapa el helado e introdúcelo en el congelador hasta que el vertido se vuelva helado. El acompañamiento ya lo eliges tú; prueba a añadirle unas virutas de chocolate para decorar, frutas silvestres o unos barquillos. Simplemente delicioso.

Helado de fresas, chocolate blanco y menta

Este postre no dejará indiferente a nadie, incluyendo a tus invitados quienes seguro repetirán. Refrescante y sabroso, serían los conceptos perfectos para definirlo. En cuanto a su elaboración, sencilla, con ingredientes habituales que solemos tener en nuestra cocina. Lava las fresas, córtales las hojas, y en una fuente de horno espolvorea azúcar sobre ellas, añadiendo cáscara rallada de limón y un poco de zumo exprimido también de limón. Tapa bien el contenido y hornéalo durante 15 minutos, a 180º. Monta nata líquida con la batidora. Por otro lado, coge unos huevos y separa las claras de las yemas, y monta, de igual forma, las claras a punto de nieve. Bate las yemas y añádelas a las fresas que previamente habías asado, y pasa esta mezcla por el pasapuré. Ahora lo único que tienes que hacer es verter la masa de fresas con el montado de la nata y de las claras, y congelarlo. Después,derrite chocolate blanco y déjalo enfriar mezclándolo con unas hojas de menta bien picaditas. Sirve el helado de fresas y nata, y acompáñalo con la sopa de chocolate blanco. Adorna el magnífico resultado con unas hojas enteras de menta, trozos de chocolate o galletas.

Calma tu sed de calor con helados caseros

Ahora ya puedes hacer tus helados caseros de la manera más fácil posible. Refréscate durante las épocas de mayor calor, elaborando un suculento helado de fresas con sopa de chocolate blanco como acompañamiento, o un helado artesanal de yogurt y queso. Sorprende a tus amigos y familiares con estas degustaciones creativas que darán mucho de qué hablar.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016