Excite

Nuevas medidas legales para hacer que el vino sea infalsificable

En el mercado de las falsificaciones se trabaja hoy en día con casi todos los productos consumibles: música, ropa, relojes, perfumes...etc. Pero quizá lo más alarmante sea que, pese a no ser nada nuevo, se ponga en peligro la salud pública con falsificaciones de productos alimenticios y bebidas. El vino es uno de los productos más falsificados en lo que a bebidas se refiere. Las mejores marcas están sufriendo pérdidas millonarias por culpa de este mercado ilegal, por eso se ha puesto en marcha un proyecto que pretende conseguir que el buen vino sea infalsificable.

Se calcula que en las últimas décadas las falsificaciones de vino han supuesto una pérdida de 500.000 millones de dólares. Este mercado ilegal funciona cada día mejor, sobre todo en países como Francia, Italia o España, aunque el caso más preocupante se da en China, que cuenta con más 130 millones de consumidores y los índices de fraude en vinos importados ascienden al 70% de las ventas. Desde el Centro Técnico Operativo de Alcalá de Henares se han propuesto conseguir que el vino sea infalsificable.

Para ello, la empresa suiza Sicpa, líder en soluciones de autentificación, ha puesto en marcha todo un proceso de alta seguridad por el cual será posible que cada una de las botellas de vino españolas sea reconocible de forma individual y certificando la calidad de cada producto, contribuyendo así no sólo a paliar las pérdidas económicas, sino a mejorar los derechos de los consumidores y la salud pública. La Federación Española de Vino ha comenzado el trabajo de contactar con los empresarios vinícolas más importantes para llevar a cabo la iniciativa de crear una botella de vino infalsificable gracias a la tecnología de Sicpa.

El método que utilizará la filial española de la empresa suiza Sicpa para que el vino sea infalsificable, consistirá en un detallado estudio de las características de cada vino, que será guardado en una base de datos general. Una vez analizado y envasado el vino, se marcará en la etiqueta un número de identificación que cada botella poseerá de forma única e individual. Ligado a este número de la etiqueta, existirá otro código encriptado en el sello de garantía, similar al método que se emplea en los billetes bancarios y que se coloca una vez embotellado el vino. De este modo se podrá identificar la autenticidad del vino, así como todos los datos relacionados con cada una de las botellas.

Imagen: lacervecera.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016