Un plato griego típico, musaka

Un genuino plato griego como la musaka es ideal para los niños ya que combina proteínas de la carne y la fibra de las verduras. Los más pequeños, siempre reacios a comer verduras, en este plato les pasará inadvertida ya que su sabor está camuflado con la carne y la suave y rica salsa bechamel.

Musaka, un plato de la cocina mediterránea

La base de este plato son las berenjenas. Se podría decir que las berenjenas hacen el papel de la pasta si estuvieramos preparando una lasaña. Es decir, con ellas iremos formando las diferentes capas.

Ingredientes para cuatro personas:

  • Cuatro berenjenas grandes
  • 400 gr de carne picada de cordero
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate grande y maduro
  • 2 huevos
  • 100 gramos de queso rallado parmesano
  • Una pizca de pimienta, perejil y nuez moscada
  • Sal y un vaso de aceite de oliva

Ingredientes para la bechamel:

  • 50 gramos de mantequilla
  • Una taza de harina
  • Una taza de leche entera

Para preparar este plato griego de musaka, pelaremos las berenjenas y las cortaremos en láminas finas. Las pondremos en un plato inclinado y las salaremos ligeramente para que suelten de agua. Después, picaremos la cebolla, los dientes de ajo y en una sartén con un poco de aceite, iremos pochando la cebolla.

En un bol mezclaremos la carne picada de cordero con el perejil, el ajo, un poco de sal, pimienta, nuez moscada, perejil y los huevos. Esta mezcla, cuando la cebolla ya se haya pochado, la pondremos en la sartén para cocinar un poco la carne en la sartén.

Sacamos el sofrito de la sartén y lo dejamos reposar en un papel absorvente. A continuación, en la misma sartén, doraremos ligeramente las berenjenas que teníamos reservadas. En una fuente de horno, colocaremos una capa de berenjenas y sobre ella una capa del sofrito de la carne. Iremos repitiendo la operación sucesivamente.

Preparar la bechamel y acabar el plato

Ahora hay que preparar la bechamel. En un cazo afuego bajo, pondremos la mantequilla para que se derrita. Cuando se haya deshecho, echaremos de golpe la taza de harina y con una cuchara de madera, removeremos sin parar para que la harina se cueza un poco. A continuación, verteremos la leche y seguiremos removiendo hasta que espese la bechamel. Si quedan grumos en la salsa bechamel, se puede utilizar una batidora para darle a la salsa una textura muy fina.

Para acabar el plato de musaka, verteremos la bechamel sobre la fuente y cubriremos con queso parmesano antes de introducirlo en el horno precalentado a a 180º C durante 25 o 30 minutos hasta que quede tostadito.

Tiempo de preparación: 30-40 minutos

Tiempo de cocción: 25-30 minutos

Dificultad: alta

Todo lo bueno de la cocina mediterránea

Este plato griego de musaka es un ejemplo de lo variado y saludable de la dieta mediterránea. En él podemos incorporar además de las berenjenas otro tipo de verduras o sustituir la carne de cordero por ternera o cerdo. También puede hacerse una versión vegetariana utilizando solo verdura y seitán.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014