Excite

Prepara la receta de la tempura japonesa

La receta de la tempura japonesa es, sin discusión, una de las que más está calando en Occidente debido a la variedad de alimentos que engloba y a la relativa facilidad con que podemos acompañar este plato. Aprende a preparar la receta y aplícala a pescados, carnes, verduras o mariscos.

Dale rienda suelta a tu imaginación

La receta de la tempura japonesa nos permite como pocas experimentar o innovar tanto con los diversos productos que podemos escoger para hacerla como con las salsas en que luego la mojaremos. No obstante, lo principal es freír adecuadamente la tempura, aunque tampoco es una tarea excesivamente difícil.

Ingredientes para 4 personas:

Una berenjena

Dos zanahorias

Un manojo de espárragos

Brócoli

Dos puerros

200 gramos de harina

Carne de ave, pescado o marisco

Un vaso de agua

Una yema de huevo

Aceite de girasol

Sal

El primer paso que daremos no será otro que proceder a elaborar la gachuela por la que pasaremos los alimentos escogidos. Para ello, batimos con cuidado la harina, el agua, la sal y la yema de huevo hasta conseguir una masa en la que no queden grumos. Mientras, cortamos en trozos alargados (aunque la idea es que podamos comerlos de un bocado) las verduras y hacemos lo mismo con el pescado o la carne.

Por lo que respecta a los mariscos, es conveniente pelarlos antes de pasarlos por la masa, y en ciertos casos también deben ser abiertos con un corte longitudinal para evitar que alguno se cierre mientras se está friendo. Entretanto, ponemos el aceite a calentar y cuando empiece a humear, si bien nunca debe quemarse, sumergimos brevemente los trozos y hacemos que se frían brevemente por ambos lados. Al sacarlos, es mejor ponerlos sobre papel absorbente antes de llevarlos a la mesa.

Tiempo de preparación: 40 minutos

Dificultad: Media

Pruébalo con aceite de oliva

Aunque no sea demasiado ortodoxo si atendemos a la tradición culinaria oriental, el aceite de oliva puede dar otros matices a nuestra receta de tempura japonesa. Al mismo tiempo, aporta otras dos ventajas. Primero, que tiene una temperatura crítica mayor que la del aceite de girasol, lo que hace más difícil que se queme. Y segundo, que crea una película alrededor de los alimentos fritos en él haciendo que conserven mejor su sabor original.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016