Excite

Recetas de cocina: Tarta de tres chocolates

Ahora que tenemos por delante el fin de semana os proponemos que probéis a hacer una irresistible tarta de tres chocolates. Un postre casero muy sencillo de hacer pero que, como todas las tartas, requieren algo de tiempo y dedicación. Sin embargo, el resultado bien habrá merecido el esfuerzo.

Tomad nota de los ingredientes.

  • 150 g de chocolate blanco (dos tabletas medianas)
  • 150g de chocolate con leche (una tableta grande)
  • 150g de chocolate negro de cobertura
  • 3 sobres de cuajada
  • 200g de azúcar blanca
  • 3 bricks pequeños de nata líquida
  • 3 vasos de leche entera o semidesnatada
  • 1 paquete de galletas María
  • 100 g de mantequilla

Para comenzar a organizarnos, os diremos que la esencia de esta tarta es ir montado, capa a capa, cada uno de los chocolates por lo que veréis que iremos utilizando los mismos ingredientes para todos ellos. Comenzamos haciéndonos con un molde redondo desmontable donde pondremos primero la base de la tarta. Para hacerla, desmenuzamos un paquete de galletas María con mantequilla, amasándolo hasta que quede una pasta consistente. Con ella forramos todo el fondo de nuestro molde.

A continuación, comenzamos con el primer chocolate que, este caso será el negro, aunque podéis invertir el orden a vuestro antojo. Para ello, en un cazo ponemos un brick de nata líquida, 75 gramos de azúcar, el chocolate de cobertura troceado. Cuando comience a hervir, añadimos un sobre de cuajada diluido en un vaso de leche y removemos bien hasta que la mezcla haya cogido un poco de consistencia.

Vertemos con cuidado en el molde, en el que ya tenemos la base de galleta y mantequilla, y dejamos enfriar al menos durante 45 minutos. Este es el paso más importante, ya que cada una de las capas de chocolate debe estar convenientemente cuajada antes de añadir la siguiente.

Transcurrido ese tiempo, realizamos el mismo proceso pero cambiando el chocolate negro o de cobertura por el chocolate con leche. Igualmente, vertemos con mucho cuidado en el molde y dejamos enfriar y cuajar. Finalmente, hacemos lo propio con el chocolate blanco. Si hemos respetado bien los tiempos de espera, obtendremos una tarta de tres chocolates con cada una de las capas perfectamente diferenciadas que, además de estar buenísima, resulta de lo más presentable para compartirla con familiares o amigos.

Imagen: flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016