Excite

El restaurante más antiguo del mundo, en Madrid

Desde 1725, año en el que el posadero francés Jean Botin estableció su negocio en la calle de los Cuchilleros en pleno centro de Madrid, hasta la fecha; el afamado restaurante Casa Botín no ha parado de servir comida. Este hecho lo ha convertido, según el prestigioso Libro Guinness de los Récords, en el restaurante más antiguo del mundo.

Punto de encuentro de artistas y celebridades

Durante sus casi tres siglos de historia, Casa Botín ha visto pasar por sus vetustas mesas a los más distinguidos comensales. Grandes figuras de nuestra literatura como Benito Perez Galdós o Ramón Gomez de la Serna comprobaron en su momento las delicias de su cocina.

Su mítico horno de leña, que sigue siendo pieza clave en la carta a través de los asados castellanos (donde destaca el cochinillo y el cordero lechal), también sedujo a escritores foráneos, como Ernest Hemingway, Graham Greene o Truman Capote. E incluso personalidades de otros ámbitos como Charlon Heston, Ava Gadner, Michael Douglas o Jacqueline Kennedy rindieron pleitesía a la sopa de ajo y huevo, a los platos de entrantes o a los pestiños.

Como curiosidad, cabe señalar que a este añejo establecimiento madrileño le salieron numerosos competidores a la hora de señalarlo como el restaurante más antiguo del mundo. Locales como la Tour d'Argent en París, el Hundskugel en Múnich o el Stiftskeller St. Peter, en la ciudad austríaca de Salzburgo afirman tener incluso más antigüedad que Casa Botín.

Hasta en España, restaurantes de solera como El Rinconcillo o el Entrecárceles en Sevilla presumen de haber sido fundados con anterioridad. Sin embargo, lo que distingue al mesón situado en la calle de de los Cuchilleros de los demás es la continuidad, ya que a lo largo de los años siempre ha permanecido abierto, incluso en épocas difíciles como la Guerra Civil. Una característica que ha resultado determinante para que el cómite del Guinnes de los Récords le concediera su reconocimiento.

Desde Madrid hasta México

El éxito de este centenario restaurante sigue siendo rotundo en la actualidad, a pesar de no faltarle competencia en la propia capital de España. Prueba de este éxito es su expansión allende nuestras fronteras, ya que desde 2004 Casa Botín cuenta con una sucursal en México, en la que incluso se ha conseguido emular el famoso cochinillo mediante la construcción de una réplica del horno de leña original.

Y no queda ahí la cosa, ya que el considerado restaurante más antiguo del mundo tiene previsto ir aumentando poco a poco su franquicia en sitios tan dispares como Nueva York, Moscú, Puerto Rico o Japón. Toda una prueba de que la gastronomía más clásica puede seguir funcionando incluso en los lugares más insospechados.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016