Excite

Tipos de setas y sus propiedades nutritivas

Convierten nuestros platos en delicias y consiguen despertar nuetro deseo. Los hongos o setas, de todo tipo, pueden convertirse en el elemnto estrella de tus recetas, sorprendiendo a tus invitados y a tí mismo con resultados llenos de sabores nuevos. Hay decenas de tipos distintos de setas, pero solo algunas son comestibles. En nuestras mesas solemos ver champiñones, níscalos o boletus, pero realmente ¿cuantos tipos de setas hay y cuáles son sus propiedades nutritivas?

Las setas, un mundo por descubrir

Cultivo

En general, las setas viven en ambientes húmedos, y nacen de forma espontánea. Siendo parásitas naturales, se nutren gracias a las raíces de las platas que las rodean, con las cuales viven en simbiósis.

La mejor época del año para encontrar setas es el comienzo del otoño, pero también hacia el final de la estación invernal, coincidiendo con los comienzos de la primavera.

Como sabemos, estas son, en general, las épocas más lluviosas y húmedas del año, por esto no es de extrañar que los hongos pueblen los bosques en estos meses.

Existen también algunos tipos de setas que se cultivan, como el hongo de campo, conocido comunmente como el champiñón de París, ya que su cultivo a nivel industrial empezó cerca de la capital francesa.

Tipos de setas

Como decíamos existen numerosos tipos de setas, pero hoy hablaremos solo de algunas de las más difusas.

  • Champiñón: hay muchos tamaños diferentes de champiñón con colores variados pero siempre con el sombrero de color blanco. Algunas variedades lo tienen también manchado con escamas. Las láminas son de un tono ocre, siendo más rosado cuando son setas jóvenes y más oscuro cuando se trata de champiñones más maduros. El champiñón es fácil de cocinar, pudiendo hacerlo a la plancha, salteado o incluso en crudo sobre ensaladas.
  • Hongos (boletus): Son fáciles de identificar ya que tienen bajo el sombrero una especie de esponja de color variable en lugar de las clásicas láminas. El color de esta esponja puede ir desde el blanco al amarillo, pudiendo llegar a marrón o verdoso en las setas adultas. En general, se trata del tipo más valorado, pero el boletus edulis es entre todos los hongos el más apreciado. Para diferenciarlo tendremos que buscar un sombrero semiesférico, de color castaño y además que tenga un pie cilíndrico, robusto y normalmente reticulado. La carne de este tipo de setas es perfumada y muy agradable. Para cocinarlo hay que tener cuidado de hacerlo en cortos tiempos de cocción, ya que de lo contrario se deshace y pierde su textura que es una de las razones por la que es tan exquisito.
  • Níscalos: hablamos ahora del tipo de seta más conocida en los pinares. Los níscalos son de color zanahoria con manchas verdosas, tanto el sombrero como el pie, que es corto y robusto. La carne de estas setas segrega un látex espeso de color naranja. En la cocina, usamos el níscalo para los guisos, aunque los ejemplares más jóvenes pueden hacerse también a la plancha o en procesos cortos de cocción.

Propiedades nutritivas

Las setas, en general, se utilizan amenudo en dietas hipocalóricas ya que no contienen grasas y ofrecen un aporte energético bastante bajo, se trata de unas 20 calorías por cada 100g.

Además, contienen proteínas, vitaminas y muchos sales minerales. El 99% está formado por agua y son también ricos en fósforo, elemento muy importante para los huesos; cobre, selenio y por último potasio, que ayuda a regular el ritmo cardiáco.

Curiosidades sobre las setas

¿Sabías que todos los tipos de setas se pueden conservar en el congelador? Aunque se recomienda que no esté ahí más de tres meses, y antes de congelarlos se deben lavar, eliminando bien la tierra que se concentra principalmente en el pie, y secar correctamente.

Se aconseja también darles unas vueltecitas en la sartén con un poco de aceite y quizás ajo, y una vez fríos, meterlos en bolsas de plástico para congelar e introducirlos en el congelador.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016